Conferencia sobre la cocina mexicana

 

 

El lunes, 12 de octubre, tres mujeres mexicanas vinieron a clase para hacernos descubrir la cocina mexicana y varias cosas en relación con el libro Como agua para chocolate que vamos a estudiar. Una de las mujeres se llamaba Mercedes Ahumada, estaba también su hija y una colega suya.

 

Primero, la señora Ahumada tomó la palabra para hacernos descubrir de dónde vienen varios alimentos como el cacao, el maíz o el chile. Todos estos alimentos vienen de México. Pudimos tocar y oler unos cuantos granos de cacao. La señora Flores nos hizo sentir diferentes especias y los ingredientes que íbamos a utilizar para hacer la cuarta receta que se encuentra en la novela Como agua para chocolate.

 

Luego, la señora Ahumada y su compañera nos explicaron un poco la historia del libro presentándonos a los protagonistas, principalmente a Tita, la hija menor que expresa sus emociones a través de la cocina. Cocinar para ella es una manera de escaparse de la vida real y transmitir lo que siente.

 

Después, la señora Ahumada hizo una receta del libro que se llama “Mole de guajolote con almendra y ajonjolí”. La ayudamos a hacer la receta quitándoles la cáscara a unos granos de cacao que luego fueron molidos en un mortero hecho de piedra volcánica. Las especias fueron molidas con los mismos utensilios. Cuando la cocinera terminó la receta, su colega hizo una bebida fría. Pudimos probarlo todo.

 

Por fin, cuando les hicimos nuestras preguntas a las mujeres, nos enteramos de que la cocina es una historia familiar para ellas y que la cocina mexicana representa para ellas muchos recuerdos. Me gustaría añadir que todo estaba muy bueno y que las mujeres eran muy agradables.

E.L

 

 

Como agua para chocolate

 

Laura Esquivel es la autora del libro Como agua para chocolate que fue escrito en 1989. La adaptación cinematográfica de la novela salió en 1992. Este libro tiene doce capítulos en los cuales podemos descubrir varias recetas de cocina. El personaje principal es Tita de la Garza, una chica que tiene dos hermanas que se llaman Rosaura y Gertrudis. Tita es la hija menor, Rosaura es la hija del medio y Gertrudis es la hija mayor. La madre de estas chicas se llama Mamá Elena. Podemos descubrir a otros personajes como Nacha y Chencha que son de origen indígena. Son ellas las que transmiten sus conocimientos sobre la cocina a Tita. Hay también dos personajes masculinos, uno se llama Pedro y el otro se llama John Brown. En esta historia, Tita es la cocinera de la familia.

 

Este libro me parece interesante y el hecho de encontrar una receta en cada capítulo me agrada porque se puede descubrir aún más la cultura mexicana.

 

La comida mexicana

 

Hay muchas cosas que yo no sabía a propósito de la cocina mexicana.

 

En primer lugar, descubrí una receta mexicana muy antigua que se llama “Mole de guajolote con almendra y ajonjolí”. El mole es una salsa mexicana que lleva diferentes tipos de chiles, cebolla, ajo, cacao, anís, canela, almendras y cacahuates. Todos estos ingredientes se molen con un metlapil y un molcajete que es un motero hecho de piedra volcánica. Antes de moler los ingredientes, se debe calentar un poco el molcajete. Después de mezclar los ingredientes añadimos el guajolote. Para hacer el mole, se necesitan chiles, entonces es muy picante pero a mí me gustan los platos picantes y me gustó esta receta. Este plato se come dentro de un taco o con una tortilla que se prepara con maíz.

 

Además, me enteré de que la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

A.L

 

 

 

Las tres mujeres que vinieron a clase nos hablaron de la novela Como agua para chocolate que fue escrita en 1989. La adaptación cinematográfica de esta novela se estrenó en 1992.

 

En el libro, hay doce capítulos y en cada capítulo podemos descubrir una receta. El personaje principal es Tita de la Garza, la hija menor de Mamá Elena. Ésta tiene otras dos hijas, Gertrudis y Rosaura. A Tita le gusta cocinar y crece con la comida mexicana. Encuentra a un hombre que se llama Pedro y los dos quieren casarse pero hay una tradición según la cual la hija más joven de la familia debe ocuparse de su madre hasta su muerte. Entonces, Tita se pone triste. La comida refleja sus sentimientos y los otros lo sienten. Cuando está enfadada, la comida está picante, cuando está triste, la comida está dulce y da ganas de llorar.

 

Las tres mujeres prepararon una de las recetas del libro Como agua para chocolate. Es una receta muy antigua que se llama “Mole de guajolote con almendra y ajonjolí”. El plato se compone de una salsa que lleva ajo, anís, cacao, cebolla, canela, cacahuate y almendras. Para empezar, es necesario moler los ingredientes con un metlapil y un molcajete hecho de piedra volcánica. Después, hay que moler el cacao en una piedra un poco caliente para que se vuelva una masa. Luego, podemos mezclar los ingredientes para hacer la salsa. Por fin, se puede comer el pavo y la salsa dentro de una tortilla.

 

Para las tres mujeres, la cocina es muy importante porque con ella, pueden transmitir diferentes sentimientos y constituye un verdadero patrimonio inmaterial porque fueron sus ancestros quienes les dieron las recetas.

 

 

L.M

 

Primero, la señora Flores nos habló del libro de Laura Esquivel titulado Como agua para chocolate. Este título se parece a un dicho porque cuando se prepara el chocolate es necesario que el agua esté casi a ebullición. Se puede relacionar con lo que sentimos cuando estamos enfadados y a punto de explotar. Podríamos traducir esta expresión por la expresión francesa: “es la gota que colmó el vaso”. También nos explicó que en el libro, cuando Tita cocina, sus platos reflejan sus emociones. Por ejemplo, si está enojada, su plato estará picante.

 

Después, las ponentes nos hablaron de la cocina tradicional mexicana a través de la receta del “Mole de guajolote con almendra y ajonjolí”. Para hacer este plato, se necesitan varios ingredientes que vienen de México. Es el caso del chile, del cacao, de los cacahuates por ejemplo. Entre los ingredientes, se encuentran también: almendras, ajonjolí, guajolote, cebolla, clavos, canela, ajo y azúcar. Se come con un pan de maíz que se llama tortilla. Una vez enrollada, le dicen taco. Nos prepararon también un atole, es una bebida a base de caña de azúcar, agua, harina de maíz y canela.

 

Para terminar, nos dijeron que estas recetas están inspiradas en las recetas de las culturas precolombinas pero que cada familia las interpreta y tiene su propia receta.

 

C.A

Gracias a la intervención del lunes 12 de octubre, aprendimos varias cosas interesantes.

 

Primero, la señora Ahumada nos explicó que el chocolate, el chile y el maíz vienen de México, más precisamente de una zona que se sitúa cerca del Golfo de México. También nos habló de varios alimentos y de sus significados.

 

Luego, durante esta intervención, las cocineras nos presentaron una comida mexicana típica, el “Mole de guajolote con almendra y ajonjolí”. El mole es una salsa que se compone de los ingredientes siguientes: cacao, azúcar moreno, cebolla, clavos, ajonjolí, almendras y canela. Se come con una tortilla o dentro de un taco, o sea, una tortilla enrollada. También, nos explicó que el mole refleja el estado de ánimo de quien lo preparó. Si la cocinera está enfadada, la salsa estará picante y si está alegre, la salsa saldrá dulce. Estas recetas están inspiradas en las recetas de los indígenas. Las familias van interpretando estas recetas y cada una tiene su propia receta.

 

Aparte de esta comida típica de México, las intervencionistas nos hablaron también del libro Como agua para chocolate. Gracias a ellas, nos enteramos de que el título es una expresión que se refiere no solo a la cocina sino también a los sentimientos de una persona. En efecto, para hacer el chocolate, el agua debe estar prácticamente a ebullición. Es un estado similar al de una persona enfadada y a punto de explotar.

 

E.A

 

 

 

 

Me encantó esta intervención ya que las mujeres se mostraron muy amables y calurosas a pesar de los gestos de barrera. Gracias a ellas, nos enteramos de que en México, se suele aprender a cocinar en familia, desde una temprana edad. La cocina es una pasión para las cocineras mexicanas que intervinieron. Normalmente no me gusta lo picante pero me gustó mucho el plato. Estoy muy contenta haber podido comer esto porque no creo que se pueda comer en cualquier lugar.

 

Nos hablaron también del libro Como agua para chocolate de Laura Esquivel que cuenta la historia de la familia de la Garza. Una madre, Mamá Elena, se queda sola para criar a sus tres hijas: Rosaura, Gertrudis y Tita. Tita, nacida y criada en la cocina bajo el cuidado de Nacha se volverá la cocinera de la familia durante dos generaciones. También aprendí que para los mexicanos, el estado de ánimo del cocinero modifica el sabor del plato. Es lo que pasa en la novela.

 

E.B

 

Esta iniciación a la cocina mexicana es una buena idea porque pudimos descubrir la comida mexicana gracias a las tres mujeres que vinieron a clase.

 

Las mujeres hicieron una de las recetas del libro Como agua para chocolate de Laura Esquivel. Era la receta del cuarto capítulo. Personalmente, no me gustó mucho el plato porque la bebida era muy especial y el plato estaba demasiado picante para mí.

 

Las dos mujeres que prepararon la comida nos dijeron que la comida francesa, los platos con salsa les recordaban la cocina mexicana y sus orígenes.

 

C.L